Cómo escribir un email comercial que enamore

Escribir un email comercial atractivo

Hoy, te voy a ayudar a escribir un email comercial atractivo, ese que a ti también te gustaría leer. Y sé que no es fácil…

Este post responde a un RETO. Me explico: la especialista en LinkedIn, Inge Sáez, cada semana nos retaba con una nueva tarea en su grupo de Facebook OBJETIVO VENDE CON LINKEDIN. El reto 3 era publicar un post relacionado con nuestros servicios, en mi caso con la redacción persuasiva o copywriting.

La primera idea que tuve fue “Cómo escribir una nota irresistible que acompañe a tu invitación en LinkedIn”. Se me había ocurrido esa idea a la vista de los malos ratios de aceptación de las invitaciones enviadas por mis compañeros en comparación con los míos. ¡Mucha! Pero ocurrió algo… una compañera pidió ayuda en el grupo porque tenía que enviar un email respondiendo a un posible cliente que se había interesado en sus servicios y yo me ofrecí a ayudarla.

El caso es que en el email que me remitió Gemma Hernández decía “me he pasado varias horas escribiendo, borrando y rehaciendo el texto del correo electrónico que tengo que enviar ¡Estoy que me he quedado sin retinas! No pensé que me costaría tanto, tengo que trabajarme mucho esta cuestión para futuras ocasiones”. Efectivamente, al abrir el documento y ver su texto, entendí todo… ¡Tenía razón, necesitaba ayuda!

Y como es más que probable que tú te hayas encontrado en esta desesperante situación, voy a compartir unas líneas generales de lo que sí y de lo que no hay que hacer a la hora de escribir un email comercial.

Antes de nada, lo primero que tienes que hacer es pensar cuál es el objetivo de ese mail y adecuar su estructura a él.

Lo óptimo sería que la estructura no sobrepasase los 3 párrafos cortos. Visualmente queda mejor y, hoy en día, la mayoría de los lectores revisan su correo electrónico desde el móvil. Un mail muy extenso se hace pesado de leer a través de una pantalla tan pequeña.

La estructura para escribir un email comercial podría ser:

  1. Presentación y objetivo de escribir. Expón la idea principal (en respuesta a… quiero ayudarte a…). Sé honesto y concreto, vete al grano porque tu lector quizá no tenga mucho tiempo ni paciencia. Si es el primer email, no intentes venderle nada, céntrate en captar tu interés y en abrir una conversación. Recuerda mencionar de qué conoces a esa persona o marca.
  2. Problema del lector y cómo se lo vas a solucionar (Si te… Te ayudo/te ofrezco…). Busca el dolor principal del lector y pon el foco en él. Por ejemplo, el particular que tiene una casa y lleva años intentando venderla o el empresario que lleva horas intentando redactar un artículo para su LinkedIn. Empatiza con tu posible cliente.
  3. Cierre, recordando tu idea principal y con una llamada a la acción, única y directa (“contacta conmigo” y ya en el pie de firma tiene todos tus datos, ya elegirá el cliente cómo prefiere contactar).  O también puedes terminar con una pregunta cerrada (sí o no, miércoles o jueves, teléfono o en persona).

Errores comunes en los emails comerciales

  • Demasiado extenso. Piensa en tu receptor y valora su tiempo.
  • Muy general. Bla bla bla… “pero qué quieres de mí” puede pensar tu cliente al terminar de leerlo.
  • Destinatario. Si tienes el email genérico de la empresa es probable que se pierda por el camino. Investiga la dirección de email de la persona con la que quieres contactar y que tiene poder de decisión respecto a la información o propuesta que remites. Una buena herramienta para buscarlo puede ser LinkedIn, Twitter y por supuesto, Google, aunque hay otras formas.
  • Impersonal. No preocuparse de investigar a quién va dirigido: tanto la persona receptora como su marca.
  • Hablan mucho de MÍ, pero poco de TI. Es fácil caer en la tentación de hablar de uno mismo o de nuestra marca, pero lo primero son las necesidades que TU POSIBLE CLIENTE necesita cubrir. Un email comercial no es una carta de presentación para solicitar un empleo.
  • Mala elección del día y hora de envío. Intenta no enviarlo los fines de semana, lunes o viernes. El martes o jueves son buenos días. Mejor a primera hora de la mañana o de la tarde, en caso de que tu (posible) cliente tenga jornada partida.
  • Texto del ASUNTO sin gancho. Poco atractivo, impersonal, ambiguo, demasiado largo o que no tenga coherencia con el cuerpo del mensaje que enviamos.

Consejos de presentación para escribir un email comercial

  • Resalta frases relevantes con las negritas o con signos (sin pasarte) o alguna palabra con las MAYÚSCULAS. Reserva la cursiva para citas o para palabras en inglés.
  • Usa Bullets Points, en lugar de guiones y números.
  • Revisa siempre cómo queda estéticamente el email: justificación, espaciado, sangrías y sobre todo corrección ortotipográfica. Errores comunes son dejar espacios antes del punto o la coma o no dejarlo después de estos.
  • Escribe el saludo y despedida de forma correcta (si conoces a la persona o en función de cómo sea puedes ser más creativo o arriesgado). Fíjate en la posición de las comas y puntos:

       Buenas tardes, NOMBRE.

       Un saludo.

  • Un pie de firma atractivo siempre será un punto a tu favor. Datos que no pueden faltar: tu nombre y apellido, titular profesional, datos de contacto (teléfono y email), enlace a tu web/blog/redes sociales profesionales y si eres marca personal, tu foto, y si no, el logo de tu empresa. Puedes crear tu firma electrónica de forma gratuita con, por ejemplo, MySignature.

Consejos generales para escribir un email comercial

  • Piensa en la SENSACIÓN que va a tener el destinatario al leerlo. ¡Emociónale!
  • Sintetiza, lo bueno si breve, dos veces bueno.
  • Frases cortas, directas y fáciles de entender. Mejor escritas en positivo
  • Céntrate en una idea por párrafo.
  • Incide en tu idea principal, tanto al principio como al final del email.
  • En mails de venta los números ayudan a infundir confianza.
  • Personaliza cada email: nombre de la persona a la que te diriges y en el cuerpo del mensaje hazle saber que conoces bien su marca con algún detalle concreto.
  • Imprime el texto, léelo y corrige los errores, después léelo en alto. ¿Suena bien? ¿Te reconoces en ese texto? Si no es así, vuelve a empezar y ponle ese brillo, ese toque que solo tú tienes.
  • Mándate el email a ti mismo y ábrelo desde el móvil. ¿Se ve todo bien? Entonces, ¡adelante, envíalo!

Y por último, ¿queréis que os cuente un secreto personal? Gracias a un email que remití a un empresario hace 6 años, di un vuelco a mi vida profesional y hoy me dedico a lo que realmente me apasiona: ESCRIBIR.

Así que yo si fuese tú comenzaría desde hoy mismo a revisar todos los correos comerciales que envías. Si no te sientes identificado con ellos o si crees que no brilla como a ti te gustaría, mándame un email a hola@virginiaromera.com y te ayudo a escribir un email comercial que enamore. ¡Manos a la tecla con el COPYWRITING de tu marca!

 

P.D. ¿Qué tal le fue a Gemma? Gemma me escribió varios emails comentándome lo contenta que estaba con sus progresos:

“Me está encantando aprender de ti, hay que ver lo que puede llegar a cambiar una frase usando las palabras adecuadas. Este sí que es un correo que espero, le apetezca leer y le anime a contactar conmigo.”

“Te informo que el posible cliente me ha contestado preguntando dónde presto mis servicios, al responderle he recibido otro correo del responsable territorial preguntándome si ya habíamos hablado de precios! Le he dicho que no, y me ha dicho textualmente: “Si te parece, cuando hayáis avanzado más con tu oferta, volvemos a hablar.”

“solo el hecho de que me estén pidiendo más información ya me parece un triunfo, y por parte del CEO! Voy a hacer todo lo posible para que consideren una seria candidata ;)”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *